Historia de un famoso Concertista y el Mendigo Musical

Comparto con ustedes una bonita historia de un violinista…! y una interesante reflexión

Un famoso concertista, que junto con sus esposa y unos amigos salia de un teatro cercano, paso frente al mendigo musical. Todos arrugaron la cara al oir aquellos sonidos tan discordantes. Y no pudieron menos que reir de buena gana.

La esposa le pidió al concertista que tocara algo, el hombre hecho una mirada a las pocas monedas en el interior de la boina del mendigo y decidio hacer algo, le solicito el violin y el mendigo musical se lo prestó con cierto resquemor.

Lo primero que hizo el concertista fue afinar sus cuerdas y entonces vigorosamente y con gran maestria arrancó una melodia fascinante del viejo instrumento, los amigos comenzaron a aplaudir y los transeuntes comenzaron a arremolinarse para ver el improvisado espectaculo, al escuchar la musica, la gente de la cercana calle principal acudió también y pronto habia una pequeña multitud escuchando arrobada el extraño concierto. La boina se llenó no solamente de monedas, si no de muchos billetes de todas las denominaciones.

Mientras el maestro sacaba una melodía tras otra, con tanta alegría  el mendigo musical estaba aun mas feliz de ver lo que ocurria y no cesaba de dar saltos de contento y repetir orgulloso a todos: “¡Ese es mi violin!, ¡Ese es mi violin!”. Lo cual por supuesto es rigurosamente cierto.

El violinista

El violinista

Y tú, ¿Como tocas el violin, que te entrego la vida?

Nuestros padres nos han dado a todos “un violin”, ello en Nuestra Vida, mas con la inteligencia con que nacemos podremos decidir si degeneramos o desarrollamos nustros conocimientos, nuestras habilidades, nuestras aptitudes, si usamos de modo positivo nuestra inteligencia y nuestra vida lograremos alcanzar la libertad absoluta de tocar “ese violin” como nos plazca, algunos por pereza ni siquiera afinan ese violin, no perciben que en el mundo actual hay que prepararse, aprender, desarrollar habilidades y mejorar constantemente actitudes si hemos de ejecutar un buen concierto. Los mas mediocres y los mas flojos pretenden siempre obtener una boina llena de dinero y lo que entregan es una discordante melodia que no guste a nadie

Anuncios